Tarta Jirafa y Sol

martes, mayo 15, 2012

Teresa quería que le hiciera la Tarta Flamenca para el primer cumpleaños de su niña Marta, pero la convencí para hacer algo diferente. ¿Porqué hacer algo que ya está hecho y visto, cuando puedes tener una tarta totalmente nueva y exclusiva?. Le pregunté qué personaje le gustaba a Marta, y Teresa respondió que aun era muy pequeña para tener alguna preferencia, normal... lo que sí que quería era una tarta con mucho color, así que le propuse una jirafa con un sol y globos de colores, así es como nació Pepi, la Jirafa Pepi, fue el nombre que le puso mi niño Kike al verla.

A Pepi la modelé dos veces, bueno, el cuerpo me salió a la primera pero la cabeza la tuve que hacer dos veces porque no me gustaba como quedó la primera vez, con el sol no hubo problema utilicé mis cortadores de galletas circulares y uno bastante más grande que venía en un juego de cortadores de galletas del Ikea, lo atrevesé con dos palitos de chupachups para después poder clavarlo a la tarta.


Teresa quiso el bizcocho de fresa relleno de ganache de chocolate blanco y lo bañe con almíbar de fresa con un punto de canela y por lo que me dijo no quedaron ni las migas

Para hacer los globos que rodeaban toda la tarta usé una bolsa de conjelados, de esta forma quedan los bordes redondeados, se introduce el fondant en la bolsa se estira con un rodillo dejándolo bien grueso, y sin sacar el fondant de la bolsa usas el cortador normalmente, yo utilicé cortantes de letras para poner el nombre de Marta y para hacer los globos normales usé la letra Q, con glasa dibujé los brillos y los cordeles de los globos.

Para terminar la tarta puse bolitas de colores alrededor de la misma.

La tarta gustó mucho, a Pepi la indultaron y ahora vive feliz con Marta.

Hasta pronto!!! Besitos

También te puede interesar...

6 comentarios

  1. Una tarta de cumpleaños debe ser siempre especial,
    debe hacerte sonreir al verla por primera vez,
    debe hacerte suspirar al saborear su última porción.
    Llega y se va en el momento más importante, dejando huella...

    Porque una buena tarta de cumpleaños, generosa nos regala su alma en pequeñas porciones.
    Nos salpica con una de esas gotas de agua que la vida nos ofrece cada día, aunque muchas veces esquivemos por miedo a mojarnos.

    Esta vez no fue así y todas las gotas que Pepi nos regaló supimos saborearlas.

    Gracias Pepi, gracias Natalia, gracias Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito David! son los pequeños detalles lo que le pone la sal a la vida, muchas gracias por estas palabras, me han emocionado. Besitos

      Eliminar
  2. Que hermosa torta!!!
    Me encantaria tener una así para mi cumple!

    ResponderEliminar
  3. Es preciosa!
    Me alegro que al final la madre se decidiera por una tarta diferente porque el resultado es genial! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! yo también me alegré no me gusta repetir tarta.

      Eliminar

Subscribe