Galletas de Jengibre, Hombrecitos de Jengibre

martes, diciembre 08, 2015

Aquí os traigo otra entrada dedicada a la Navidad, y estoy muy orgullosa de ella porque estas galletas son deliciosas, con sabor a jengibre y canela, no sólo os voy a dar la receta también consejos de horneado para que vuestras galletas queden perfecta, tanto de sabor como de presencia, con un horneado homogéneo que hacen que además sean unas galletas tiernas y sabrosas.


Empiezo con presentaros el vídeo tutorial de la receta para que no os perdáis detalle y después os escribiré la receta y todos los trucos https://youtu.be/YEsDawWn-3o




Galletas de Jengibre

INGREDIENTES


♥ 225 gr de mantequilla sin sal, debe estar blanda, hay que sacarla del frigorífico un par de horas antes de empezar con la receta.
♥ 150 gr de azúcar de caña, la pasaremos por un molinillo para hacerla más fina y que se integre mejor en la receta.
♥ 1 huevo mediano, mejor si es ecológico.
♥ Media cucharadita de Sal.
♥ Una cucharada de postre de canela.
♥ Dos Cucharada de postre de Jengibre en polvo.
♥ 400 a 420 gr de harina.

PREPARACIÓN

Batiremos la mantequilla hasta que sea una crema suave.


Le incorporaremos el azúcar y mezclaremos hasta que se integren los ingredientes.

Añadiremos el huevo previamente batido y la sal. Lo mezclaremos con la mantequilla y azúcar, la masa tendrá un aspecto de cortada pero es normal.

Añadiremos la mitad de la harina junto con la canela y el jengibre y amasaremos.

Cuando los ingredientes estén integrados continuaremos añadiendo el resto de la harina, reservaremos un poco de harina para añadirla al último amasado que haremos a mano

Pondremos la masa en la mesa y amasaremos hasta que no se pegue a la superficie ni a las manos, para ello iremos añadiendo un poco de harina de la que reservemos, no es necesario ponerla toda, sólo hasta que la masa no se pegue a las manos.


Dejaremos reposar la masa cinco minutos, y después del reposo cortaremos la masa en dos para extenderla.

Podemos extender la masa entre dos papeles de horno o un tapete de silicona especial para el horneado y un papel de horno. Estos tapetes de silicona conseguirán que nuestra galletas luzcan más profesionales, porque durante el horneado evitará que se generen burbujas por la parte posterior de las mismas formando huecos, burbujas y queden perfectas se miren por donde se miren.

Los tapetes son caros y si habitualmente no hacemos galletas, no es necesario comprarlo, con o sin tapete las galletas lucieran por delante, lisas y bonitas y podremos decorarlas de igual forma.

Una herramienta muy importante para hacer galletas es el rodillo con niveles, es una buena inversión, conseguiremos con él que las galletas tengan el mismo grosor y que se horneen todas por igual, usaremos el disco de 6 mm para extender las galletas.

Pondremos la mitad de la masa sobre un papel de horno o tapete de silicona, aplanaremos un poco la masa con la manos, pasaremos sin apretar demasiado el rodillo, y después pondremos un papel de horno encima, pasando nuevamente el rodillo pero esta vez con más fuerza para extender totalmente la masa, dejándola al mismo nivel.

Una vez extendida la masa, refrigeraremos la masa 7 u 8 horas, hasta que ésta endurezca, si tenemos prisa podemos introducir la masa en el congelador durante media hora, de esta forma la masa estará lista para ser cortada con los cortantes de galletas.


Elegiremos un cortante de hombrecito y cortaremos las placas de galletas, retirando el papel de horno superior, rápidamente pondremos las galletas sobre una bandeja de horno, si tenemos tapete de silicona lo pondremos en la bandeja de horno y las galletas encima. Debemos trabajar rápido porque cuanto más se caliente la masa, más difícil será cortar las galletas y ponerlas en la bandeja de horneado.


Sólo nos queda hornear las galletas a 180º C durante unos minutos, el horno tiene que estar precalentado antes de introducir las galletas, hornearemos las galletas hasta que pierdan su brillo, entorno a 6 minutos, no dejaremos que se doren ni por arriba ni por abajo, para que queden sabrosas y deliciosas.

Sacaremos la bandeja del horno y sólo salir del horno le pasaremos por encima un rodillo pequeño o un alisador de fondant, para dejar las galletas totalmente planas y lisas, inmediatamente después las sacaremos de la bandeja de horneado y las pondremos a enfriar en una rejilla. 


Hay que tener mucho cuidado porque las galletas además de calientes están muy blandas y se pueden partir con facilidad, yo uso una espátula muy ancha para retirarlas con más seguridad de la bandeja, también podréis esperar un par de minutos antes de sacarlas de la bandeja, estarán más duras y no os arriesgareis a que las galletas se rompan pero durante esos minutos las galletas estarán recibiendo calor y quedarán más secas.


La masa que nos ha sobrado después de cortar las galletas la volveremos a amasarla, extender y refrigerarla por 15 minutos y podremos seguir contando y horneando galletas hasta que terminemos con toda la masa.


Con la cantidad de masa de esta galletas de esta receta y un cortante mediado de galletas salen aproximadamente 28 galletas.

En la siguiente fotografía podéis ver unas galletas horneadas con y sin tapete de silicona, la diferencia por detrás de la galleta es evidente, pero por delante no hay diferencias importantes y no afectará para la decoración que queráis hacer sobre la galleta.


Falta la decoración, la he hecho dibujando unas líneas con glasa real pero esto os lo explicaré en la siguiente publicación, dentro de unos días, mientras tantos podéis hacer las galletas, se conservan perfectamente guardadas en una caja metálica hasta tres meses, aunque nunca lo he podido comprobar, en pocos días desaparecen, y no me extraña... están riquísimas!!


Besos ♥

También te puede interesar...

0 comentarios

Subscribe