Cómo hacer una Fault Line Cake o Tarta de Línea Rota

sábado, septiembre 28, 2019

Las Tartas de Línea rota o Fault Line Cake están muy de moda, son llamativas y originales,  todas las que he hecho han llamado bastante la atención porque es algo nuevo y la gente no está acostumbrada a verlas. 

En esta publicación voy a compartir algunos trucos para su elaboración… y también alguna metedura de pata... 

Como casi todos mis post este también viene acompañado de un vídeo donde te enseño a hacer paso a paso esta tarta azul, es el siguiente https://youtu.be/LQhGIRJsVnI




Pero quiero resaltar algunas cosas para completar la información del vídeo tutorial, empezaré por las recetas que he necesitado.


BIZCOCHO BLUE VELVET

Un bizcocho delicioso, tiene un sabor muy especial y es tan tierno… la receta la escribí en la publicación anterior, te pongo el link aquí, además también viene acompañado de una vídeo receta.


Para rellenar he optado por arándanos azules, ahora los puedes encontrar en todos los supermercados naturales, y si no das con ellos, en la sección de congelados los hay todo el año. Con ellos he hecho una mermelada ligera, lo de ligera no lo digo porque sea baja en calorías, jajaja, para nada, en este blog pocas cosas encontrarás bajo en azúcar (lo sé... no estoy de moda… ahora todo es BAJO en todo y SIN, dentro de poco harán pasteles sin pastel… pero una vez a la semana creo que podemos darnos el gusto de un dulce con todo incluido) lo de ligera es porque es fluida, poco espesa, de esta forma la mermelada aporta jugosidad extra al ya sabroso bizcocho blue Velvet, la preparación es muy sencilla:

MERMELADA DE ARÁNDANOS AZULES

Ingredientes

♥ 300 gr de arándanos azules
♥ 150 gr de azúcar.
♥ 1 cucharada de zumo de limón.

Preparación

Introducir los ingredientes en una olla y ponerlos a fuego lento durante 30 minutos aproximadamente, la consistencia tiene que ser algo fluida para que los bizcochos se bañen con ella, ¡imagina que delicia!


Para cubrir esta tarta y decorarla he usado Merengue Suizo Buttercream, una crema delicada y fácil de trabajar con ella, ya que se extiende muy bien sobre la tarta, la receta está en el blog hace bastantes años, últimamente estoy volviendo a utilizarla en casi todas mis tartas, además se mantiene muy bien a temperatura ambiente.

También me ha servido para formar los diques que han mantenido la mermelada de arándanos dentro de la tarta, es una crema firme ¡lo tiene todo! No sé que ha pasado estos años que la he tenido tan abandonada... porque también es estupenda para cubrir y rellenar tartas fondant… un misterio…


Ya os he escrito sobre  las recetas que forman esta tarta, y ahora ha llegado el momento NO SE TE OCURRA HACER ESTO,  sé que os gusta mucho que os cuente estas cosas. 

Quise ser extra purista en la técnica de esta tarta y colocar todos los adornos de azúcar antes de poner la capa definitiva de crema, y también añadí los adornos más grandes… y enserio… no es necesario arriesgar tanto, los adornos más grandes se pueden poner al final con ayuda de unas pinzas y nadie se va a enterar, os prometo que no se lo voy a decir a nadie si lo hacéis y ¿por qué os cuento esto?


Porque una, sólo una de esas bolitas grandes, sobresalía un poco de más, seguramente porque la tarta no quedó totalmente centrada en la bandeja que me servía de guía, y esa bolita estaba  en esa zona menos profunda, y al poner la última capa de crema la arrastré con la paleta alisadora y estropeé parte de la zona central de la tarta... ¡qué rabia! Por suerte me di cuenta a tiempo y el destrozo fue sólo parcial (poca cosa) pero sólo una bolita fue suficiente para hacer que gritara de rabia, intenté alisarlo con la espátula pero no quedo igual que el resto de la superficie, entonces pensé que podía haber dejado esas bolitas mucho más grandes  para ponerlas cuando finalizase la tarta…  más fácil, más inteligente y menos arriesgado, he aprendido la lección.

Y hasta aquí la publicación espero que os guste y que aprendáis muchas cosas de ella.
Besitos

También te puede interesar...

10 comentarios